lunes, 19 de abril de 2010

Alabándote



¿Cómo podré agradecer tanta bendición?
¿Cómo podré responder a tu amor?
Levantando mis manos, Señor,
declarando que Tú eres Dios
y dejándome llevar
por el soplo de tu amor,

(estribillo)
¡y alabándote
y alabándote
y alabándote, Señor, mi Dios!

Quiero adorarte, Señor, desde el corazón
y descalzarme ante Ti, Santo Dios.
Tu perfume me inunda, Señor,
Tu presencia está dentro de mí,
y tu Gracia se derrama
por todo este lugar.
(estribillo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada